¿Qué Nombre Elegir en Instagram?

A medida que la popularidad de las Redes Sociales ha aumentado y con ello sus usuarios, encontrar un nombre adecuado para la imagen que queremos que nos represente es más complicado. En muchas ocasiones vamos a encontrar que el nombre ya existe, que algún usuario ya lo utiliza o que hay muchos nombres similares que pueden llevar a error, además, tratar de diferenciarlos mediante símbolos es algo difícil de recordad o que incluso puede ser contraproducente para indexarnos en los buscadores.

El nombre es un factor importantísimo para Instagram y para todas las RRSS. Es lo primero que ven de nosotros mucho antes de vernos siquiera. Entra por los ojos y puede quedar en la memoria incluso antes de saber quiénes somos en realidad, por tanto, hay que tener un cuidado especial en el momento de elegir nombres para Instagram o cualquier otro lugar de Internet.

En primer lugar debemos tener claro quiénes somos y cómo queremos que nos perciban. Podemos usar una marca personal, una cuenta de empresa, una cuenta que informe sobre nuestro nicho de mercado o al nicho en que pretendemos posicionarnos, darle un uso personal etc.

Hay varias cosas a tener en cuenta antes de elegir nuestro nombre y hay unas directrices que son de obligado cumplimiento y que en realidad son fáciles de dilucidar si tras nuestras acciones hay toda una estrategia de marketing digital llevadas a cabo por profesionales. Una de ella es la originalidad.

Un nombre original debe despertar interés, curiosidad y ha de hacernos destacar por encima del resto de usuarios. Es importante que nos distinga del resto, que diga quiénes somos y al mismo tiempo que llame la atención.

Otro aspecto imprescindible es la sencillez. Cualquier usuario de Instagram ve cientos de nombres a diario.

Qué nombre elegir en instagram

Si además es usuario de otras redes, como suele ser habitual, ese número de nombres se multiplica de forma exponencial.

Nuestro nombre ha de ser lo suficientemente sencillo como para que sea recordado fácilmente sin que por ello pase desapercibido y, al mismo tiempo, que marque la diferencia. Fácil de recordar, pegadizo y sencillo sería lo más óptimo. Es aconsejable, si tenemos presencia en otras redes sociales, que usemos en todas ellas el mismo nombre y la misma imagen de perfil o la misma foto porque así nos pueden recordar y encontrar fácilmente en cualquiera de ellas y también obtendremos mucha más presencia, seguidores y tráfico orgánico.

Debemos tener en cuenta que el nombre que elijamos para Instagram es el nombre que va a representarnos.

Debe, por tanto, tener concordancia con aquello que publicitemos, con los productos que comercialicemos, con nuestra publicidad y con el sector de mercado entre el que queremos situarnos. Solo algún tipo de profesiones más liberales se pueden permitir el lujo de compartir lo que quieran sobre el tema que quieran. Nosotros tenemos que tener unas directrices claras y una estrategia de marketing tras cada imagen compartida en Instagram.

Por otro lado, cuanto más corto sea el nombre más fácil será aprenderlo y recordarlo. Hay que evitar a toda costa los nombres muy largos, que no sean fáciles de recordar y pueden generar confusiones.

También debe estar restringido el uso de signos y símbolos como guiones y puntos en medio del nombre a no ser que no haya más remedio y deba ponerse entre el final del nombre y, por ejemplo, “S. L.” “S.A.” o similar. Tampoco es aconsejable añadir caracteres aleatorios o emoticonos o demás distintivos sustituyendo a las letras. Si no pueden leerlo tampoco van a poder recordarlo.

Que no solo desaconsejado sino que casi prohibido usar el nombre de marcas. Principalmente porque las marcas suelen estar protegidas por la ley de la propiedad intelectual o de patentes, con lo que podemos incurrir en una infracción legal por los derechos de autor y copyright, pero además, ponerse el nombre de una marca siendo un usuario particular o al contrario, el de un particular siendo una marca personal, como que tampoco tiene demasiada lógica y los usuarios además de prestarse a confusión van a percibir en nosotros in intento de engaño.

Instagram es una de las redes sociales más utilizadas, con más de 800 millones de usuarios y la tendencia es que continúe al laza con mayor popularidad cada día.

Cómo elegir tu nombre en instagram

Hay miles y miles de cuentas abiertas que llevan mucho tiempo en desuso o que se dieron de baja y, dada la dificultad de encontrar nombres en esta red, Instagram, se está planteando liberar nombres de usuarios que han quedado obsoletos o sin uso durante un largo periodo de tiempo, pero todavía es algo sobre lo que no hay un criterio o una decisión tomada en firme, de hecho, llevan dos años anunciando esta medida… y todavía se lo están planteando.

En el momento de abrir nuestra cuenta en Instagram podemos encontrarnos que, dado el tráfico de usuarios que existen, el nombre que tenemos pensado ya esté en uso. Que no cunda el pánico. Hay soluciones fáciles que nos van a permitir usar ese nombre que consideramos perfecto para nosotros, para la empresa o para nuestra marca.

Una solución es la elegida por Netflix que consiste en añadirle una “ES” al final del nombre, utilizando así una acepción española. Por tanto, cambiar nuestro nombre a otro idioma en el que la variación sea tan minima es una buena solución.

Otra solución sería añadir la zona geográfica a la que pertenecemos tras nuestro nombre. Colocar “Spain” o “Madrid” sin que medie ningún guión, punto o símbolo es una forma de utilizar el nombre y además situarnos en el mapa. Poner el famoso “Oficial” o la actividad que realicemos nos va a diferenciar y a aportarnos mayor seriedad y credibilidad.

Hay que tener en cuenta que pese a la cantidad de usuarios “amateur” que existen en Instagram, este es un canal de comunicación no solo entre personas sino también entre empresas y clientes o entre empresas y proveedores además de ser un escaparate abierto a la competencia.

Además de elegir un nombre adecuado y acorde a nuestra actividad tendremos también que optimizar el perfil como profesionales, generar contenido de calidad, tener siempre abiertas las comunicaciones con nuestros seguidores y marcarnos una estrategia de marketing acorde a nuestros objetivos y a nuestra empresa, por tanto, creer que cualquier cuenta profesional puede ser llevada con las mismas garantía que una cuenta personal es uno de los grandes errores que podemos cometer en Instagram y en cualquier red social ya que, tras nuestro nombre e imagen, debe haber toda una estrategia de marketing llevada por auténticos profesionales del Social Media Marketing.