Qué es El derecho al olvido ¿cómo gestionarlo?

Con la nueva aplicación del Reglamento General de Protección de Datos el próximo 25 de mayo de 2018 se incorporará nuevos derechos para los ciudadanos. El reglamento de protección de datos ampliará el control que los ciudadanos pueden ejercer sobre su información personal. Este nuevo papel activo les permitirá conocer qué datos tienen las empresas y cómo los utilizan, otorgándoles la capacidad de exigir que se rectifiquen o eliminen, entre otros.

En este aspecto, el derecho al olvido es uno de los más importantes que se podrán ejercer y que permitirá limitar, modificar o eliminar la huella digital que recogen buscadores como Google, plataformas como Facebook o las cookies que se aceptan en los avisos de navegación online, pero ¿qué es exactamente el derecho al olvido?

¿Qué supone el derecho al olvido?

El derecho al olvido supone que los usuarios puedan solicitar al responsable del tratamiento de sus datos personales su eliminación, principalmente cuando la información ya no sea necesaria para los fines específicos para los que se otorgó por tanto permite cancelar la difusión de información personal a través de Internet y limitar su transmisión universal e indiscriminada de datos personales en los buscadores cuando ya es antigua o pierde el interés público para el que fue inicialmente publicada. Este derecho no se aplicará cuando el tratamiento de los datos sea necesario para garantizar la libertad de expresión e información, atendiendo a un interés público y de investigación, ya sea histórica, estadística o científica.

Los factores más comunes por los que finalmente se llega a retirar un enlace son:

  • La ausencia de interés público en los sites que recogen datos de contacto
  • Cuando tratan información sensible relacionada con salud, la orientación sexual, la raza, la etnia, la religión, la afiliación política o la pertenencia a un sindicato de una persona
  • Contenidos relacionados con menores de edad
  • Información sobre delitos, acusaciones y condenas que se han demostrado como falsas y todo lo relacionado con condenas que han prescrito
Qué es El derecho al olvido ¿cómo gestionarlo?

¿Cómo actuaran las empresas cuando un usuario ejerza su derecho al olvido?

Uno de los conceptos más importantes de la nueva normativa es el de la responsabilidad activa. Según este principio, tanto las empresas como los responsables de ficheros de datos deberán aplicar procedimientos que garanticen a los usurarios el control y la seguridad de sus datos, así como la capacidad de demostrarlo.

El primer paso para un correcto tratamiento que solo podrá realizarse, entre otros, si la información recabada se ha obtenido a través de un consentimiento libre, informado y específico, que no dé lugar a dudas.

Hasta ahora muchas empresas, cuando un usuario solicitaba que eliminaran sus datos, los mantenían en un registro oculto (“bloqueo de datos”) o se escudaban en la cesión de datos a terceros para no atender las solicitudes.

Respecto a las garantías de seguridad, se establece un principio de transparencia por el que, en el caso de que las empresas sufran algún problema que suponga un robo de la información personal de sus clientes, tendrían que notificarlo en un plazo de 72 horas (“notificación de una violación de seguridad”).

Disposiciones que se recogen en el Reglamento General de Protección de Datos:

  • Cuando un usuario solicite saber qué tipo de información posee y gestiona la empresa, ésta debe facilitarla de manera fácil y clara.
  • Dicha información se enviará por escrito o por medios electrónicos, opción para la que tendrán que asegurarse de que la identidad del sujeto al que se dirigen se corresponde con la de la persona que quiere ejercer sus derechos.
  • Toda solicitud deberá obtener respuesta en el plazo de un mes desde que se recibe la solicitud, pudiendo ampliarse si la petición es compleja o se tienen que realizar un gran número de solicitudes en el mismo periodo. En este caso siempre se deberá informar al usuario de las causas del retraso en la respuesta.
  • En el caso de que la empresa no acepte tramitar la solicitud del usuario, tendrá que informarle con la mayor antelación posible o, a más tardar, un mes después de haberla recibido, explicando las razones por las que se deniega la petición, así como el ofrecimiento de presentar reclamación ante la autoridad de control.
  • El responsable del tratamiento de datos podrá no atender las solicitudes cuando las consideren repetitivas, infundadas o cuando haya dudas sobre la identidad de quien está solicitando este derecho, e incluso establecer un canon.

¿Cómo se puede ejercer el derecho al olvido?

Podemos ejercitar el derecho al olvido dependiendo de la fuente en la que los datos se difunden, a través de tres medios:

  1. Mediante una solicitud directa al editor o la entidad que ha subido y aloja la información que queramos eliminar.
  2. Contactando directamente con los buscadores para que eliminen aquellos enlaces en los que se encuentra la información que se quiere eliminar.
    Nota: Es importante aclarar que el ejercicio de este derecho no implica que la información desaparezca completamente de Internet, tal y como se especificó en la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 13 de mayo de 2014. Lo que se conseguiría es que dejen de ser visibles los enlaces en los que aparece información que incluya el nombre y apellidos del usuario que ejerce este derecho. No se eliminará la información de la fuente original y los datos podrán aparecer en los buscadores a través de otros términos que no sean el propio nombre del usuario.
  3. Ejercitándolo directamente ante la Agencia Española de Protección de Datos
Qué es El derecho al olvido ¿cómo gestionarlo?

Cuando las entidades que gestionan los datos no responden a la petición de los usuarios o se considera que la respuesta recibida no es adecuada o suficiente, se puede acudir a la AEPD que a su vez decidirá si estima o no la petición. En el caso de que tampoco se esté de acuerdo con el resultado o la decisión de este organismo, se podrá recurrir ante los Tribunales.

Datos de Google en el derecho al olvido.

Desde 2014, año en el que se reconoció el derecho al olvido (STJUE 13/05/2014), Google ha recibido 655.000 peticiones europeas para eliminar resultados de búsquedas en 2,4 millones de páginas web. En España, la cifra de solicitudes asciende a 65.000, lo que supone un 10% del total de la eurozona.

Este mecanismo es utilizado por una gran mayoría de particulares (representan el 90% de las peticiones en España) pero también pueden usarlo empresas, usuarios que representen a personas fallecidas, funcionarios y miembros del gobierno, menores y personajes públicos.

En cuanto al tipo de webs del que se pide que se eliminen datos, un 19% corresponde a directorios con información de direcciones postales o teléfonos, el 18% son páginas de un medio de comunicación y un 11% son contenidos de RRSS (perfiles personales, fotos o comentarios).

Las principales razones que se argumentan para eliminar estos contenidos son, en un 18% de los casos, por la presencia de informaciones profesionales que contienen direcciones, datos de contacto, imágenes o datos sensibles.

Para consultar las estadísticas de manera detallada, Google ha habilitado una página web en las que se pueden comprobar los datos actualizados por país y resolver las dudas que puedan surgir.